Rails: instalación y primer sitio web

Rails facilita mucho la creación de páginas web para entornos cliente-servidor; ¡basta con una única línea de comando! Pero instalarlo no es tan fácil.

Podemos seguir la guía paso a paso que nos proporciona su sitio web o, en el caso de Windows y Mac, usar una opción más sencilla: RailsInstaller. Basta con descargarlo y ejecutarlo para tener todo el conjunto, listo para funcionar.

http://railsinstaller.org/en

Hagamos lo que hagamos no estaremos libres de problemas, ya que es fácil que suframos incompatibilidades, por ejemplo porque con el uso del sistema hemos ido instalando versiones distintas (típico en Linux), o porque algunas cosas simplemente se niegan a funcionar (muy frecuente en Windows).

Lo ideal sería usar un Linux “limpio”, preferiblemente una distribución popular para que sea fácil encontrar en Internet soluciones a los problemas que vayan apareciendo.

Mi elección personal es crear una cuenta gratuita en Cloud 9, que me da acceso a escritorios virtuales bajo Ubuntu. Una vez introducidos los datos entraremos en el dashboard, donde podremos crear nuevos escritorios (Create new Workspace) o acceder a cualquiera de los creados (Start Editing).

¡Ojo! Aunque una de los muchos escritorios predefinidos que se nos ofrece es un proyecto Rails, es mejor que creemos un escritorio “vacío” mediante la opción Custom, ya que también incluye Rails y nos dará más libertad a la hora de trabajar.

Una vez instalado Rails abrimos la consola y accedemos al directorio donde vayamos a guardar nuestra página (por ejemplo, en Windows sería Inicio-Ejecutar-CMD, y después podría ser cd c:sitiosWeb, si hemos creado el directorio de antemano).

Supongamos que voy a crear una aplicación llamada “primer”, ejecutamos la siguiente línea:

  • rails new primer

¡Y ya está! Cuando el comando termine de trabajar podemos inspeccionar el contenido del directorio, que contendrá todos los elementos necesarios para un sitio web básico, y sobre los que iremos trabajando en el futuro hasta convertir esta primera aplicación en algo práctico.

Podemos comprobar que la página funciona accediendo al directorio y ejecutando el comando rails server; por ejemplo:

  • cd primer
  • rails server

Esta opción lanza un servidor web local (localhost) que usa por defecto el puerto 3000, así que si abrimos el navegador y escribimos en su barra de navegación http://localhost:3000 aparecerá la portada de nuestra aplicación.

En el caso de Cloud9 las cosas son ligeramente distintas, ya que tenemos que usar la IP y puerto que nos asigna el simulador, así que debemos especificarlo así en el comando y utilizar el desplegable Preview-Preview with web browser para ver la página:

  • cd primer
  • rails server -b $IP -p $PORT